ESCAPADA POR LAS TIERRAS DE LLEIDA

Lleida para muchos es la gran desconocida en Cataluña; pero los que la conocen, saben todo lo que puede ofrecer: naturaleza, gastronomía, cultura… En Feel by Doing pasamos un maravilloso fin de semana disfrutando de varias experiencias ¡que queremos compartir con tod@s vosotr@s!

En esta ocasión decidimos centrarnos en la comarca de la Noguera y el Segrià. La propuesta que os explicamos en este artículo es ideal para pasar un fin de semana en plena naturaleza y desconectar del estrés de la ciudad.

Salimos de Barcelona un viernes por la tarde en dirección a Balaguer, comarca de la Noguera. La primera noche la pasamos en un alojamiento muy especial y peculiar: El Palauet de la Muralla, una pequeña mansión señorial en pleno centro histórico, en el antiguo “Call Jueu”. Sin duda, toda una experiencia medieval, romántica… ¡y gastronómica!

Tras una noche tranquila, amanecimos y empezamos el día con un delicioso desayuno “de pagès” (¡riquísimo!), perfecto para coger fuerzas para el sábado. Durante la mañana paseamos por Balaguer, recorriendo sus calles y el río.

Nuestra siguiente parada fue en Algerri, un pequeño pueblo lleno de pequeños agricultores; donde Jordi y Gemma nos recibieron junto con sus ovejas para explicarnos cómo es su día a día y su trabajo; y seguidamente, también visitamos su pequeña tienda familiar donde venden al detalle productos de proximidad.

Después de esta visita ya era mediodía, y por supuesto, ¡estábamos hambrientos! Así que nos pusimos en búsqueda de un restaurante local para comer, lo que nos llevó hasta un pequeño pueblo llamado Les Avellanes i Santa Linya. Una vez allí, encontramos un restaurante muy acogedor y familiar llevado por un matrimonio muy simpático: La Terrasseta de les Avellanes. Nos dejamos aconsejar en la elección de platos, así que aprovechando que era la temporada del “Caragol”, nos recomendaron comer caracoles en salsa y a la llauna con habas y patatas hervidas, y de postre un pastel de hojaldre casero. Al terminar casi ni nos podíamos mover de todo lo que comimos, ¡pero la verdad es que lo disfrutamos todo muchísimo!.

Por la tarde, ya nos dirigimos a lo que sería nuestro segundo alojamiento. Si el primero fue peculiar, ¡este segundo no iba a ser menos! Esa noche la pasamos en El Monestir de les Avellanes, una antigua abadía de canónigos regida por la orden de San Agustín. Actualmente ofrecen alojamiento, venta de productos de proximidad y artesanales, y visitas guiadas para conocer la historia del monasterio; por cierto, muy muy recomendable e imprescindible. Ya por la noche y después de la visita, reservamos en el restaurante El Claustre, donde vivimos una experiencia gastronómica que aún se nos hace la boca agua. Disponen de un menú de dos platos a escoger y postre a un precio muy competitivo.

El domingo decidimos madrugar (un poco) para poder aprovechar bien el día. Decidimos hacer “turismo de frutas” o también conocido como “fruturismo”. Primero visitamos los campos de Montse, una joven agricultora que nos explicó sobre su proyecto y sobre las frutas que cultiva. También pudimos recoger frambuesas (estas no llegaron a Barcelona, ¡estaban demasiado buenas!) y fresas (¡de las de verdad!).

La siguiente parada fue en un campo de cerezas, donde también nos recibieron para hablarnos sobre su proyecto, las peculiaridades de estos pequeños frutos rojos y como  saber cuando es el mejor momento para recogerlos.

La hora de regresar a casa se iba acercando, pero no queríamos irnos sin aprovechar que ese fin de semana coincidía con el “Aplec del Caragol” de Lleida, una fiesta muy popular donde los caracoles son los principales protagonistas.

¿Quieres pasar un fin de semana parecido por Cataluña? En Feel by Doing te ayudamos a organizarlo, seleccionando las mejores experiencias responsables para que además de desconectar y pasar un fin de semana diferente, puedas contribuir al desarrollo de la economía de las zonas rurales de Cataluña haciendo turismo de proximidad.

Escríbenos a hola@feelbydoing.com

Judit Esteban